Carmen Rosa Rivero

Sobre mí:

Maestra de Reiki y Auxiliar de Enfermería.

Trabajo desde muy joven, pero desde hace 11 años, en cuidados paliativos del Hospital Universitario Dr. Negrín.

Siempre me sentí atraída por los pacientes terminales y supe que trabajaría en ese servicio. El día que me ofrecieron el trabajo, consideré que el universo me había hecho un regalo, estaba en el lugar que siempre quise estar.

Hasta no hace mucho, coincidía con compañeras a la entrada o la salida, nos saludábamos y me preguntaban en qué servicio estaba. Cuando les contestaba que en Cuidados Paliativos…la cara les cambiaba y me decían: ¿cómo puedes trabajar en ese sitio? “sólo ves personas muriéndose”… En un principio me sorprendía ese comentario, luego lo entendía y cada vez tenía más claro que … ese trabajo estaba hecho para mi.

Una de las cosas que peor llevo es la forma que tienen muchas familias de despedirse, no aceptando la realidad y el sufrimiento tan terrible que les provoca. Como digo siempre… no se nos ha educado ni enseñado a enfrentarnos a momentos tan duros, y la despedida comprendida es tan necesaria…

Muchas veces me he visto hablándoles, intentando que comprendan que el cuerpo físico sólo es un disfraz con el que nos vestimos sólo durante una etapa y que cuando se llega a su fin, es simplemente natural que se deshaga, pero liberado de sufrimiento innecesario por ambas partes.