Comparte con tus amigos...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

ARTÍCULO 13

Una noche de guardia, como otras tantas…En una de las habitaciones, una pareja joven pero envejecida por el sufrimiento de tantas horas y días de agonía. Ella con su cuerpo maltrecho. Él con el alma dolida. Suena el timbre de la habitación pero no hay espera. Alguien viene a mí deshecho en llanto diciéndome: ¡me he quedado dormido! ¡y ella ya se ha ido! Me contó entre sollozos: me desperté porque noté una presencia y cuando abrí los ojos, allí estaba ella, delante de mí. Se acercó hasta donde me encontraba y me dijo: cariño…ya está, despierta… ha llegado el momento. Me parecía irreal, no podía creerlo, aún así me acerqué a su cama, había dejado de respirar… Se que ella me ha avisado. No me importa que no me crean, yo se lo que vi. Pero ¿por qué me dejé dormir? ¡No tenía que haberme quedado dormido!

Lo consolé y le dije que lo creía, que no se sintiera culpable. Que el que se durmiera había sido un alivio para ella y poder marcharse sin que nadie la retuviera. Lo acompañé a la habitación y se sentó a su lado. Mientras lloraba y la acariciaba le dijo: descansa cariño… descansa ya.

Por respeto a su intimidad, me acerqué y le dije: si necesitas algo, sólo tienes que llamarme.

Carmen Rosa Rivero

Carmen Rosa Rivero

Carmen Rosa es Maestra de Reiki y Auxiliar de Enfermería, con una experiencia de 11 años en el Departamento de Cuidados Paliativos del Hospital Universitario Dr. Negrín.
Carmen Rosa Rivero

Latest posts by Carmen Rosa Rivero (see all)