¿Para qué nació este Proyecto?

acerca-del-proyecto-imshaya3
Inma Pedrero, fundadora del Proyecto Imshaya

El Proyecto Imshaya nace para recordarnos que somos los dueños de un gran legado, las riendas de nuestra propia vida. Para poder disfrutar de ella hay que volver a activar el recuerdo que nos devuelve la información en cuanto a quiénes somos, de dónde venimos, hacia dónde vamos y por qué. Para obtener respuestas a esas preguntas desde nuestro Ser, hemos de permitirnos sentir con algo más que con los sentidos ordinarios. Para ello es de suma importancia atrevernos a expandir la consciencia, ese conocimiento que tenemos acerca de nosotros mismos y de todo aquello que nos rodea, tanto lo que percibimos con la vista física, como lo que no.

Todos los seres humanos nacemos con un potencial inmenso en nuestro interior que conecta con la fuente del poder ilimitado. Para que brote y poder explorarlo hay que abrir el corazón sintiendo la vida desde la inocencia de un niño, sin condicionamientos ni juicios. Esta actitud nos facilita la reconexión con nuestra Esencia, la que permite darnos cuenta que la vida en sí, es un juego muy simple en el que estamos inmersos. Son las ideas adquiridas las que nos llevan a pensar que se trata de algo complicado. Pero la vida se resume a una simple fórmula: elección diaria entre liberación o miedo. Cuando descubrimos que somos los únicos responsables de cada paso que damos y por tanto de sus consecuencias, que nadie es culpable de nada ni siquiera nosotros mismos, cuando integramos que sólo son elecciones para experimentar sobrevivir o vivir, ya tenemos el cincuenta por ciento de la partida ganada. Crecer poco a poco mediante la transformación que da paso a poder Ser, es la otra mitad del camino.

Esa transformación conlleva la responsabilidad de compartirla porque todos tenemos algo que aportar al resto, ya sea en nuestro entorno más cercano o cruzando fronteras. Somos una gran familia experimentando desde una especie de olvido temporal, por tanto, los logros de unos pueden servir de referente a los demás en su avance y viceversa.

Así nació este Proyecto, aceptando que soy mucho más que un cuerpo densificado en esta dimensión, por tanto, aceptar también la multidimensionalidad como parte de mí, me ayudaría a encontrar soluciones para alcanzar mis retos. El mayor de ellos: no permitir que una enfermedad que me obligó a permanecer en cama durante dos años sin ayuda médica, terminase con mi vida. Para conseguirlo, primero tuve que transformar mis miedos, pero fue y sigue siendo el cumplimiento progresivo de un gran sueño.

Un cumplimiento que compartiré gustosamente, mostrando no sólo como me está ayudando, sino como puede servir de ánimo para que muchas personas jamás se rindan, para que sigan persiguiendo sus metas, sus ilusiones, SUS SUEÑOS… hasta que los conviertan en realidad, porque el único límite en esta vida es aquel que nosotros decidamos permitir.

Como dice un maestro espiritual contemporáneo, el doctor Richard Alpert (Ramdass) “un camino de mil millas comienza con un paso”. Y paso a paso es como he decidido escribir mi experiencia de superación personal, tanto con los avances conseguidos hasta el momento, como todo lo que quede por lograr y descubrir.

¿Cuántas veces hemos compartido nuestro álbum de fotos con amigos y familiares? ¿O aquellas anécdotas tan graciosas?… ¿O hasta las experiencias más duras?… Todo nos ha ido enriqueciendo, motivando, en definitiva… ayudando a crecer. A veces hemos sentido hasta como que se nos desgarra el corazón ante una situación aparentemente dificultosa y traumática. Sin embargo, gracias a esa unidad en el camino, gracias a ese compartir, hemos podido superar lo impensable, llegar a la meta antes de tiempo y resurgir con aire renovado agradeciendo el brillo de este nuevo amanecer.

Los tesoros que nos entrega el Universo, en realidad no son nuestros, son prestados. No hay que guardarlos bajo llave. Se nos dan con la responsabilidad añadida de difundirlos para que los que resuenen con ellos, también puedan beneficiarse.

En mi caso, poner en práctica lo que se me ha dado ha devuelto LA LIBERTAD a mi SER. He descubierto quién soy y la labor que he venido a desempeñar, tanto individual como en conjunto.

Compartiendo experiencias en las que se ha experimentado una transformación positiva, damos FUERZA a otros!!! Así que…. ¿Por qué siempre contar las cosas cuando hemos llegado casi al final del camino? ¿Por qué no vivir la experiencia paso a paso? No tengo todas las fichas. Seguro que cuando leas esto dirás: yo tampoco. Pero si intercambiamos los datos, lo que si podremos tener es la certeza de que juntos conseguimos armar el puzle poniendo la intención, la motivación, la ilusión y la acción, todo ello desde la coherencia.

El Proyecto Imshaya es un proyecto vivo, por tanto, su contenido se va adaptando y actualizando a medida que aparecen las necesidades del colectivo. En este camino iremos subiendo vídeos, entrevistas, conferencias, etc. Cuando se haga, será con la intención de llegar al corazón de muchas personas para que sigamos recordando cómo volver a retomar nuestra Verdadera Identidad, cómo conseguir liberarnos de tantas ideas adquiridas que frenan nuestro avance; porque realmente somos SERES DE LUZ con un INMENSO POTENCIAL.

Utilicemos y llevemos esa Luz por donde quiera que pasemos. Es hora de salir del estado de letargo

¡¡Activemos nuestro POTENCIAL!!